19 oct. 2016

Las nuevas tecnologías para optimizar la eficiencia y sostenibilidad del sistema sanitario (eHealth / eSalud)



Las nuevas tecnologías en salud (eHealth / eSalud) se están convirtiendo en una herramienta más dentro de la práctica clínica asistencial. Poco a poco el uso de las nuevas tecnologías va aumentando dentro del mundo sanitario. Y es que la utilización de las nuevas tecnologías en el sistema sanitario está suponiendo una auténtica revolución en la práctica clínica asistencial.

Estas tecnologías eHealth incluyen el uso de internet, historia clínica digital, aplicaciones médicas para smartphones (apps), telemedicina, redes sociales, los “wearables” como por ejemplo las Google Glass y, en general, cualquier dispositivo o tecnología que mejore la comunicación o aporte alguna utilidad sobre lo ya existente.

Muchos profesionales sanitarios utilizan las nuevas tecnologías diariamente, de forma integrada en su práctica clínica, al utilizar apps, telemedicina, comunicación digital con otros profesionales sanitarios y pacientes. Además, las redes sociales juegan un papel importante en lo que respecta a la comunicación con la sociedad y su educación sanitaria.

El uso de las nuevas tecnologías por parte de los profesionales sanitarios se ha incrementado de forma vertiginosa en los últimos años, hasta el punto que en el año 2016 se estima que el 80% de los médicos utilizará el smartphone en su día a día con los pacientes, ya sea para buscar información, para utilizar alguna app, o para hacer uso de la telemedicina.

Algunos profesionales sanitarios ya definen a las nuevas tecnologías como uno de los grandes avances en la medicina, comparándolo incluso con la utilización de la anestesia o los antibióticos.

Las ventajas que suponen la utilización de las nuevas tecnologías en el ambito sanitario serían la facilidad y rapidez de comunicación e intercambio de información, mejora de la formación e investigación, la constante actualización médica, la optimización de la eficiencia de los procesos sanitarios, etc. 

Un ejemplo de la utilización de las nuevas tecnologías consiste en un estudio de teledermatología mediante smartphones entre atención primaria (AP) y especializada (AE), en el que observamos cómo el smartphone era un medio ágil y preciso para el envío de datos e imágenes, que permitía optimizar el screening del cáncer de piel y mejorar el diagnóstico precoz del melanoma. Además, mediante este sistema de teledermatología, se evitaban el 40% de las derivaciones desde AP hacia AE, con el consiguiente ahorro de costes directos e indirectos, y evitando desplazamientos innecesarios a los pacientes.

Las aplicaciones eHealth permiten también la utilización de herramientas de ayuda para la prescripción de medicamentos a los pacientes, con búsquedas de dosis de fármacos, interacciones, algoritmos, formulación, etc. Su utilización diaria permite evitar errores de prescripción, aumentar su seguridad y ahorrar tiempo gracias a la rápida obtención de información en cuanto a dosis de medicamentos, interacciones, etc. 

En los estudios realizados la mayoría de los paciente mostraba un elevado índice de satisfacción con que su médico utilizara estas herramientas para mejorar la práctica asistencial. Ello va en contra de una de las principales críticas a la e-health y al uso de las nuevas tecnologías por parte de los profesionales sanitarios: la deshumanización de la práctica clínica. 

Lo más importante es que tenemos que conseguir que el uso de las nuevas tecnologías se integre como una herramienta más para mejorar el proceso asistencial, pero ni altera ni debe alterar la correcta relación entre médico y paciente.

En conclusión, la e-health y nuevas tecnologías se están utilizando con éxito en el mundo sanitario permitiendo mejorar la práctica clínica diaria gracias a la mejora en la búsqueda de información, seguridad en la prescripción, archivo de datos, comunicación entre profesionales, etc. Además, permiten optimizar los procesos mejorando la eficiencia y ahorrando costes.

Iñigo Maeztu Fradua
Resp. Nuevas Tecnologías



Las nuevas tecnologías están modificando el entorno en el que opera la industria aseguradora, creando nuevos canales de comercialización, haciendo que los clientes estén más activos y dispongan de mucha más información que antes para elegir los productos y, por tanto, exigen una mayor adecuación a sus necesidades. 

Los datos de la última Estadística de TI publicada por ICEA muestran que las entidades se están preparando para estos retos, por medio de iniciativas como la movilidad, Internet o las redes sociales.

Más de la mitad de las entidades manifiestan ya tener implantados proyectos de este tipo, mientras que otras iniciativas como el cloud o el big data, aunque con porcentajes de implantación menores, están siendo evaluadas por muchas entidades.

Estos y otros proyectos forman parte del proceso de transformación digital del seguro, que debe adaptarse a los cambios en sus clientes, competidores y la amenaza de nuevos entrantes.

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates
popstrap.com